domingo, 29 de enero de 2012

2012/01/29 - Preguntas sobre la Liturgia



2012/01/29


En este mundo nuestro en el que nos toca vivir, el mejor posible, nos planteamos las siguientes preguntas: 

¿Quiénes somos nosotros los cristianos? ¿Qué es una parroquia?
¿Cuál es la misión de nuestra parroquia en nuestro pueblo de Sopelana?

En pocos años, todos somos testigos, como nuestro gran mundo y también nuestro pequeño Sopelana han cambiado mucho en todos los aspectos, también en el que llamaríamos aspecto religioso.

¿Es creyente nuestro pueblo? ¿Creyente en Jesús, en su Reino? ¿No tenemos nada que decir a nuestro pueblo? ¿Nos vamos a guardar para nosotros la mejor noticia que se puede dar a cualquier persona?

A lo largo de estos domingos vamos a poner a vuestra consideración lo que más o menos hacemos y también de alguna manera lo que no hacemos, para intentar dar pasos adelante entre todos, para anunciar mejor a Jesucristo y su Reino en nuestro pueblo de Sopelana.
Liturgia.
Según el Concilio Vaticano II, la fuente, la cima, la cumbre, el centro de la vida cristiana es la liturgia, sobre todo la Eucaristía.

¿Vivimos nuestras misas, nuestras Eucaristías, como algo imprescindible para nuestras vidas? ¿Sacamos de ellas la fuerza para estar presentes en nuestro pequeño mundo como testigos de Jesús? ¿ Nos produce, nuestra misa del domingo, una gran alegría por el encuentro con Jesús y los hermanos en la fe? ¿Somos pusilánimes, nos da vergüenza confesar nuestra fe?

Pasando a otro orden de cosas.

¿Necesitamos que nuestra parroquia sea un supermercado religioso que nos facilite, cuanto más mejor, servicios religiosos de todo tipo?

La crisis de presbíteros, curas, nos lleva a la reducción de los servicios religiosos a los que estamos acostumbrados. ¿Hasta qué punto estaríamos dispuestos a asumir de manera activa que nuestras celebraciones sean de todos y no solo de los curas que nos sirven? ¿Menos misas y mejor participadas?

Los bautizos, matrimonios y funerales pueden ser un momento privilegiado para anunciar la Buena Noticia de Jesús a muchas personas de nuestro entorno, alejados pero hambrientos de una nueva esperanza.
¿Cómo hacerlos mejor?


En sucesivas semanas seguiremos haciéndonos otras preguntas respecto a nuestra parroquia y nuestro entorno.