domingo, 12 de febrero de 2012

2012/02/12 - Preguntas sobre Cáritas



2012/02/12

Cáritas.
Siguiendo con las reflexiones sobre nuestras tareas como cristianos, como parroquia, hoy queremos poner delante de todos una tarea inexcusable
Caritas.

El otro día decíamos que el centro, la cumbre, la fuente de nuestra vida cristiana, en palabras del Concilio Vaticano II, es sobre todo la Misa, la Eucaristía.

¿Por qué? Porque es el momento de comunión entre nosotros y donde Jesucristo se hace presente y se nos da como fuerza para vivir presentes en el mundo viviendo su amor.

¿Predicar y no dar trigo? Los cristianos estamos llamados a ser sal y luz en nuestro mundo y para nuestro mundo. Llenos de la fuerza de Cristo, sabemos que nuestra tarea es colaborar en su plan, la implantación de su Reino, viviendo el amor, la paz, la justicia, la compasión, mirando de manera particular a los más pequeños, a los más desfavorecidos, a los últimos.

Esto nos corresponde a todos. Estar atentos a los problemas de los demás sin pasar de largo. Unas veces escuchando el desahogo de una persona que necesita hablar, visitando a un enfermo, ayudando a resolver problemas de alguien, colaborando económicamente con los que no tienen lo necesario para vivir u otras situaciones que se dan junto a nosotros.
Socorrer, compadecer, colaborar, son verbos que nos deben tocar de cerca.

Cuando nuestras parroquias se organizan para estas tareas es cuando surge Caritas.

Las Caritas de nuestra parroquia fundamentalmente atienden, en colaboración con los asistentes sociales del municipio, a toda una serie de personas que se acercan solicitando distintas ayudas. Distribuyendo los excedentes de alimentos de la Comunidad Europea y Banco de Alimentos.
Acogiendo a personas desubicadas o despistadas. Tramitando papeles a mucha gente desprotegida.
Ayudando con ayudas económicas puntuales, etc.

Un pequeño grupo de mujeres y hombres llevan esta labor adelante con la mejor Buena Voluntad. Muchas veces sintiéndose impotentes, pero siguiendo adelante.

Cáritas es una forma concreta, hoy ,con vigencia en toda la Iglesia, pero necesariamente no es la única forma de estar presente en el mundo de los pequeños y desprotegidos. Multitud de ONGs están ahí. Están a nuestro tiro.
En cualquier caso, lo importante es nuestro compromiso cristiano. Lo que vivimos en la Misa lo llevamos a la calle, al mundo.

“Mirad como se aman y mirad como nos aman.” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.