domingo, 5 de febrero de 2012

2012/02/05 - Preguntas sobre la Catequesis




2012/02/05


Catequesis.

Siguiendo adelante en la presentación de situaciones y tareas que se dan en toda la Iglesia y en particular en nuestra parroquia, hoy queremos deciros algo sobre la Catequesis.


Cuando empleamos la palabra Catequesis, inmediatamente la asociamos con nuestra época de niños cuando nos prepararon para hacer la Primera Comunión y que algunos, no todos, proseguimos actualmente con nuestros hijos.

Mandamos nuestros niños a la parroquia y unos catequistas se encargan de darles la Catequesis. Lejos en verdad de lo que debiera ser la Catequesis.

Un cristiano es un hombre o una mujer que en nuestro mundo tiene que dar razón de su fe.

¿Por qué creo yo? ¿Qué le contestaríamos a alguien que nos hiciera la pregunta “¿y tú qué crees?”? ¿Cuál sería nuestra argumentación? ¿Nos hemos preguntado alguna vez el porqué somos cristianos? ¿Si hubiésemos nacido en otros lugares seríamos otra cosa? ¿El ser cristiano solo es una circunstancia de origen?

¿Nuestra fe es madura? ¿Nos hemos encontrado personalmente con Jesús? ¿Hemos racionalizado nuestra fe, o solo es un cúmulo de sentimientos, sensaciones y tradiciones?

Por otra parte nos engañaríamos si creyésemos que lo importante para ser cristianos es saber mucho sobre Jesús. Lo importante es seguirle a Jesús, buscarle a Él, buscar su Reino de amor, de paz y de justicia, encontrarse cara a cara con su Padre. Esto es verdad.

¿Pero cómo vamos a conocerlo si nadie nos habla de Él? Conocerle a Él, su doctrina, su libertad liberadora, conocer la moral, la ética que se desprende de su vida.

¿No nos hemos quedado con la carcasa infantil de fe que recibimos en nuestra infancia? En los distintos campos de la vida procuramos ir creciendo para no quedarnos atrás, ¿y por qué no en el terreno de la fe?

La catequesis debería ser permanente a lo largo de toda nuestra vida.
Los padres deberíamos ser los primeros educadores en la fe de nuestros niños, una de las tareas más hermosas que tenemos en nuestras manos.

En nuestra parroquia tenemos posibilidad de ser educados en la fe para dar razón de ella. ¿Queremos ser cristianos adultos?

“Ahora creemos en Jesús, no por lo que tú nos has dicho, sino porque nos hemos encontrado cara a cara con Jesús” Esto es lo que le dijeron a la mujer samaritana sus vecinos.

Tenemos que personalizar nuestra fe. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.